fbpx

El del vaso de vino


Se aprieta la coleta y camina hacia su piso heredado. Lo malo de las herencias es que las disfrutamos con un sabor bastante agridulce, veneramos ese recuerdo material que nos han dejado con amor, y en cada parte de esa vivienda est谩 la esencia de qui茅n vivi贸 antes, pero le encanta.

Porque pas贸 ah铆 parte de su infancia. En ese momento donde se forja nuestra mente y comportamiento. Donde aprendemos a dar abrazos o en el peor de los casos a rechazarlos.

Ahora mismo el acercarte a alguien es un art铆culo de lujo que solo se consigue en el mercado negro y por eso a煤n se disfruta m谩s cuando lo recibes.


Abre la puerta del piso y su nariz se impregna de recuerdos con cuerpo de nostalgia y mucho, pero mucho amor. Necesita encontrar una salida y no sabe muy bien a qu茅. Se sirve una copa de vino y observa la ciudad en la noche. Silenciosa de cualquier preocupaci贸n y con la certeza de que cada duda que tenga ra铆z en su cabeza, en ese hogar mientras duerme,en sue帽os aparecer谩 la respuesta.

No hay almohada m谩s c贸moda que la de saberse en lugar propio donde fuiste criada entre bocadillos de nocilla y leche caliente antes de dormir.聽

Cierra los ojos y a煤n escucha los pasos en el piso que anuncian la compa帽铆a. Pero ahora, estando ah铆 sola, nunca se ha sentido m谩s acompa帽ada que en ese momento.

 


Escucha la lista de m煤sica que ha inspirado este instante

 

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.